¿Réquiem al MOLIRENA?

mayo 5, 2008

A pesar de que el discurso de unidad fue ampliamente usado durante la campaña interna, hoy todo parece indicar que no existe ninguna intención de la actual junta directiva de lograr llevar con éxito al MOLIRENA al próximo torneo electoral. El juego de reformas estatutarias presentadas este fin de semana, sólo debilitan la democracia y acentúan el ambiente interno de confrontación, mientras concentran aún más el poder del presidente del partido y de un grupo limitado de personas que le siguen.

Veamos el contenido de algunas de estas reformas:

Poderes Adicionales del Presidente (Art. 55): Ahora el Presidente preside el directorio Nacional, el CEN, la Junta Directiva, la Comisión Política, así como cualquier otro órgano, incluyendo directorios provinciales y distritales. Convoca a las reuniones ordinarias y extraordinarias de todos los órganos del partido cuando este lo considere necesario. Nombrar Comisiones permanentes y eventuales que considere convenientes.

Claramente con esta reforma buscan la “tododificación” del presidente eliminando el carácter independiente de las estructuras regionales, que antes tenían su propio presidente (provincial o distrital), mientras que el presidente nacional era un invitado más. Además, el hecho de poder convocar a todos los demás órganos le quita sentido a las demás estructuras políticas del partido, centrando toda decisión en el presidente.

Poderes Adicionales al CEN (Art.66): Ahora el CEN (de sólo 20 miembros) participa con voz y voto en la comisión política; llena las vacantes del Directorio Nacional, de la Junta Directiva así como de cualquier otro órgano en donde existan vacantes; además propone las alianzas electorales con el objeto de ser ratificadas en convención, función que antes era de la Comisión Política (órgano de 100 miembros). Además postula en todos los circuitos Uninominales, distritales y de corregimiento.

Estas 28 personas tendrán superpoderes de postular los candidatos en casi todos los circuitos del interior del país, lugar en donde el MOLIRENA concentra sus mejores estructuras. Con esta reforma los delegados electos del interior quedan sin ninguna función y las postulaciones se harán por medio del dedo.

Limitaciones a la convención Nacional: Ahora solo se podrá decidir sobre la alianza electoral mediante una convención nacional extraordinaria (Art. 61) en la cual no se podrá discutir ningún otro tema (Art. 16) más que la aprobación o no de la alianza propuesta por el CEN del partido. Tampoco se podrán cambiar las autoridades actuales en dichas convenciones. Esto no es más que una camisa de fuerza para los convencionales, que ahora solo podrán decir si o no.

Se deroga la proporcionalidad en caso de más de una nómina. El artículo 12 ahora establece que no habrá proporcionalidad en la elección de los órganos salvo en el directorio nacional.

¿Buscan estás reformas democratizar y fortalecer el partido frente al torneo electoral o llevarlo finalmente a la destrucción? ¿Que harán los convencionales que prácticamente han quedado sin funciones? ¿Estaremos en presencia del sumo pontífice enviado a que dictara la misa del réquiem por el partido MOLIRENA?


La Formula Secreta de la Pobreza.

mayo 5, 2008

(Diario La prensa)

Mucho se ha estudiado y debatido sobre la pobreza. El último siglo, algunos creyeron encontrar la raíz de la pobreza en el sistema capitalista, por lo que promovieron un modelo anti-capitalista. Dicho experimento terminó siendo un fracaso. La pobreza no es producto de un modelo económico ni político, es producto de la cultura de una sociedad. La cultura de la pobreza.

Panamá es un país inmensamente rico pero grandes partes de su población se mantienen en la pobreza. ¿Es acaso que nuestra cultura nos mantiene en la pobreza? ¿Es acaso la cultura alegre y fiestera del panameño causante de su pobreza? Pues no. Hace 30 años Irlanda era visto como un país de gente bebedora y fiestera. Hoy es uno de los países con mayor desarrollo socioeconómico en el mundo.

¿Entonces que determina que una cultura produzca pobreza? Una cultura se sostiene sobre un modelo formativo que busca educar a su población. Los chinos, los musulmanes y los europeos lo tienen desde hace más de mil de años. Nuestra América no lo tenía. Y a diferencia de los países del norte, nuestros colonizadores hispanos no hicieron mayores esfuerzos en dotarnos de una efectiva estructura educativa. Es una característica en común en toda Latinoamérica.

Panamá es un buen ejemplo del fenómeno. La generalización de la educación para todos tiene menos de 100 años. Hasta la década del 40 para realizar estudios universitarios había que salir del país. Éste déficit en nuestra estructura educativa se mantiene. Nuestra población escasamente lee y escribe. La mayoría de los estudiantes aspiran a convertirse en abogados, banqueros o servidores públicos. El núcleo científico de nuestra población es casi inexistente.

Pocos gobiernos se han atrevido a hacer algo al respecto. Los militares promovieron la generalización de la educación debilitando su calidad. Antes algunos salían bien educados de nuestros centros públicos. Hoy todos compartimos una educación mediocre. Han pasado 20 años de democracia y la esperada reforma educativa no llega. El atraso del modelo educativo lleva décadas, y cada cinco años de gobierno alguien promete acabar con la pobreza pero manteniéndonos ignorantes. El costo político de una reforma educativa es tremendamente alto, y los beneficios tangibles sólo en 15 o 20 años.

Con el modelo capitalista el rico se hace más rico, y el pobre más pobre. Eso es cierto. ¡Pero cómo podemos pensar que nuestra población aproveche las oportunidades sino está preparada para aprovecharlas! ¡Cómo esperamos buenos gobiernos si nuestra sociedad no tiene la cultura política necesaria para ejercer la democracia en forma correcta!

A muchos les conviene la cultura de la pobreza. Para los políticos es más sencillo regalar bolsas de comida, que poseer un discurso profundo y bien fundamentado. También conviene a los empresarios, pues tienen a su merced clientes que no leen contratos y no defienden sus derechos: un mercado cautivo. Algunos ganan, muchos pierden. A un año de las elecciones, ¿Será este un tema de campaña? Esperemos que los panameños así lo exijan.


METAMORFOSIS PERREDIANA

mayo 5, 2008

METAMORFOSIS PERREDIANA (Diario La Prensa)

El PRD nació como un instrumento de legitimación política de la dictadura militar. Era un experimento que buscaba romper el tradicional dominio de la clase política anterior al golpe con el fin de instalar a una nueva clase política adepta al proceso revolucionario. Ésta surge bajo ciertas condiciones: primero, crece bajo el paraguas de los presupuestos estatales y segundo, quizás más importante, crece bajo una estructura vertical, dispuesta a seguir las instrucciones emanadas de los mandos superiores, los cuarteles de policía. La mayoría de los PRD provenía de los sectores sociales populares, ya que los grupos de poder económico no aceptaban del todo el mando de los militares (que venían de barrios populares). Era preferible llegar a acuerdo con ellos, pero sin convertirse en PRD. Esta variedad de ideologías políticas encuentra su razón de ser en el espíritu de la seudo-revolución de octubre: discursos de izquierda y gran dosis de populismo financiado con endeudamiento. El experimento fue exitoso: aún en el peor momento de su historia, cuando apoyaban a un Noriega tremendamente desacreditado, logran más del 25% de los votos en 1989.

Luego de la invasión militar norteamericana, uno de esos empresarios adeptos al régimen militar logra ver el enorme potencial que tiene una institución política organizada a nivel nacional, cuyo electorado alcanza por lo menos el 25 % de la población, con una membresía acostumbrada a seguir líneas y carente de conflictos internos. Sólo cinco años después de perder el poder, el PRD lo alcanza de nuevo, con un 33% de los votos. Comienza la metamorfosis. La victoria de Pérez Balladares abre un período de migración política, en donde una gran cantidad de individuos de las clases poderosas del país encuentran atractivo al PRD: un partido dócil y organizado. Le siguen un sinnúmero de cuadros de niveles más bajos, atraídos por las mieles del poder. El PRD continúa creciendo.

Diez años después el PRD se enfrenta al mismo ciclo que sufren los partidos. Los nuevos PRDs desplazaron a los viejos PRD de los círculos de poder. Estos nuevos PRD no son los PRDs que buscan votos en los barrios populares del país, y no comparten el mismo compromiso con el partido. Este resentimiento crece con los años, y el mismo individuo que comenzó la metamorfosis promete terminarla: Balladares explota el resentimiento interno. Amenazas, extorsiones y destituciones se dan en el Gobierno. Poco se conoce a los medios, por que los PRDs aún no rompen las viejas cadenas del silencio y las líneas que vienen de arriba.

¿Hasta cuándo podrá el PRD mantener el silencio? Su crecimiento desproporcionado se ha convertido en un arma de doble filo. Ahora, cuando sus integrantes provienen de los más diversos círculos sociales y la figura mística del partido no tiene el mismo valor para los nuevos adherentes, los viejos paradigmas comienzan a romperse. Se enfrentan, por primera vez, a la realidad nacional donde los partidos políticos, carentes de ideología, se mueven a merced de los conflictos de intereses de grupos y personalidades. Bienvenidos al ruedo.