¿Réquiem al MOLIRENA?

mayo 5, 2008

A pesar de que el discurso de unidad fue ampliamente usado durante la campaña interna, hoy todo parece indicar que no existe ninguna intención de la actual junta directiva de lograr llevar con éxito al MOLIRENA al próximo torneo electoral. El juego de reformas estatutarias presentadas este fin de semana, sólo debilitan la democracia y acentúan el ambiente interno de confrontación, mientras concentran aún más el poder del presidente del partido y de un grupo limitado de personas que le siguen.

Veamos el contenido de algunas de estas reformas:

Poderes Adicionales del Presidente (Art. 55): Ahora el Presidente preside el directorio Nacional, el CEN, la Junta Directiva, la Comisión Política, así como cualquier otro órgano, incluyendo directorios provinciales y distritales. Convoca a las reuniones ordinarias y extraordinarias de todos los órganos del partido cuando este lo considere necesario. Nombrar Comisiones permanentes y eventuales que considere convenientes.

Claramente con esta reforma buscan la “tododificación” del presidente eliminando el carácter independiente de las estructuras regionales, que antes tenían su propio presidente (provincial o distrital), mientras que el presidente nacional era un invitado más. Además, el hecho de poder convocar a todos los demás órganos le quita sentido a las demás estructuras políticas del partido, centrando toda decisión en el presidente.

Poderes Adicionales al CEN (Art.66): Ahora el CEN (de sólo 20 miembros) participa con voz y voto en la comisión política; llena las vacantes del Directorio Nacional, de la Junta Directiva así como de cualquier otro órgano en donde existan vacantes; además propone las alianzas electorales con el objeto de ser ratificadas en convención, función que antes era de la Comisión Política (órgano de 100 miembros). Además postula en todos los circuitos Uninominales, distritales y de corregimiento.

Estas 28 personas tendrán superpoderes de postular los candidatos en casi todos los circuitos del interior del país, lugar en donde el MOLIRENA concentra sus mejores estructuras. Con esta reforma los delegados electos del interior quedan sin ninguna función y las postulaciones se harán por medio del dedo.

Limitaciones a la convención Nacional: Ahora solo se podrá decidir sobre la alianza electoral mediante una convención nacional extraordinaria (Art. 61) en la cual no se podrá discutir ningún otro tema (Art. 16) más que la aprobación o no de la alianza propuesta por el CEN del partido. Tampoco se podrán cambiar las autoridades actuales en dichas convenciones. Esto no es más que una camisa de fuerza para los convencionales, que ahora solo podrán decir si o no.

Se deroga la proporcionalidad en caso de más de una nómina. El artículo 12 ahora establece que no habrá proporcionalidad en la elección de los órganos salvo en el directorio nacional.

¿Buscan estás reformas democratizar y fortalecer el partido frente al torneo electoral o llevarlo finalmente a la destrucción? ¿Que harán los convencionales que prácticamente han quedado sin funciones? ¿Estaremos en presencia del sumo pontífice enviado a que dictara la misa del réquiem por el partido MOLIRENA?